Vivimos en una época en donde el sobre acceso a la información se ha vuelto una arma de doble filo.

Por un lado, es genial que cada vez más podamos educarnos y aprender de los procesos que antes podían parecer solo para algunos, pero por otro, la cantidad enorme de información que podemos encontrar errónea o derechamente falsa, puede causarnos un gran problema, y mucho más cuando eso involucra la salud de las personas.

Entonces ¿te imaginas seguir consejos que aseguran dejar dientes más blancos, o limpiarlos u otras promesas falsas que terminan destruyendo tu dentadura? Te dejamos una serie de remedios que son FALSOS y debes evitar a toda costa.

 

Limpiar el sarro de los dientes con elementos metálicos

Esto es un error que puede parecer lógico, pero que mucha gente lo hace sin medir sus consecuencias. Utilizar cuchillos, cucharas, alambres, tenedores o cualquier otro tipo de elemento para “raspar” el exceso de sarro y placa bacteriana lo único que logra es destruir el esmalte dental y rallar la superficie del diente, pudiendo causar hasta fisuras en las piezas dentales que pueden terminar en una lesión de caries, sin contar el daño que pueden sufrir tus encías.

Es genial que cada vez más podamos educarnos y aprender de los procesos que antes podían parecer solo para algunos, pero la enorme cantidad de información errónea o derechamente falsa, puede causarnos un gran problema.

Usar bicarbonato de sodio con limón para limpiar los dientes, vinagre de manzana, o agua oxigenada

Uno de los mitos más extendidos es el uso de bicarbonato de sodio y limón para un blanqueamiento casero de nuestra dentadura. De partida, el bicarbonato de sodio es abrasivo y la acidez del limón, en combinación genera un ácido corrosivo que fácilmente puede adelgazar las primeras capas del esmalte, lo que a la larga puede generar sensibilidad dentinaria, exponer zonas de dentina dejándolos amarillos, entre otros problemas.

Por otra parte, el vinagre si bien es cierto no causa daños terribles, ocuparlo como un tratamiento regular destruye lentamente el esmalte dental, generando daños en tus dientes.

Enjuagues con clavo y sal, colocar dientes de ajo en dientes dañados o enjuagues con Whisky

Existen una serie de consejos para tratar los dolores en la cavidad bucal que realmente no hacen daño directo, pero que pueden hacerlo al introducir en tu boca elementos extraños o reemplazar una higiene o visita dental oportuna.

Cosas como aplicar una aspirina sobre una pieza dental dañada, por ejemplo, solo hace que el ácido acetilsalicílico cause corrosión sobre el diente y las encías, además que no soluciona el problema y éste solo se hace más grave, complicando el tratamiento, empeorando el pronóstico y probablemente haciéndolo más costoso.